Pedagogía es mi profesión

Blog de Santiago García-Faure Enebral dedicado a la profesión de Pedagogía

Liderazgo empresarial, ¿sin Pedagogía?… ¡Error!

Jenifer Berbel, Una profesional en la gestión de RRHH desde la Mirada Pedagógica, nos desvela en su magnífico blog algunas claves del liderazgo empresarial desde donde mejor se pueden trabajar: desde el ámbito pedagógico.

ext

¿Eres Pedagogo? Pues sabrás entonces que en la educación lo que sucede es que, si A, entonces B quizás.

La Pedagogía es esa ciencia con la que se promueve la indagación y orientación del otro a decidir por sí mismo entre lo que hay y puede haber, a que sepa quiénes/cómo/por qué manejan los hilos en la sociedad, desarrolle sus capacidades, se comunique constructivamente y a que, desde el conocimiento cotidiano, logre crear su propio pensamiento,… lo que exige “saber”, “talante” y “esfuerzo”…y es de eso mismo de lo que nos encargamos de concienciar y, sobretodo, potenciar, gente como yo.

Mi perspectiva pedagógica profesional, construida tanto a pie de calle como a pie de biblioteca,  podía dirigirse hacia cualquier dirección, pero no pude evitar dejar pasar el camino de su implicación en las empresas, siendo en la Gestión de Personas a nivel individual y de equipo donde se centra.

Es ahora en mi perfil de Google+ donde  hago por demostrar cada día esta mirada. Una mirada que está convencida de que, “para hacer de las personas un trabajador competente son imprescindible las directrices de un buen líder”. El lugar de trabajo es el contexto donde el proceso de indagación debe nacer y continuamente reconstruirse. Pero es la dirección de la empresa la posibilitadora de dicha creación.

Para empezar, y como defiendo en uno de mis publicaciones pasadas, para conocer el desempeño de tus movimientos empresariales: “preocúpate por conocer a tu equipo de forma directa y tendrás el arma para desarrollar su potencial hacia el logro del aumento productivo” (¿Cómo Detectas el Potencial de Aquellos Empleados que han dado lo Mejor de Sí Mismos?; 12 abril 2016).

Cada empleado tiene su propia visión, y si no haces por conocerla, perderás la opción de redirigirla hacia la lucha de un OBJETIVO COMÚN. Para eso no solo se requiere cerciorarse por formar un equipo con eslabones llenos de ACTITUD (La Actitud; 6 junio 2016), con la convicción individual de que ser productivo es la verdadera meta diaria (Diferencias entre Estar Ocupado y Ser Productivo; 24 febrero 2016), entre otras cosas…, sino contar con un GEFE que les haga recordar que, “bajo ese sin freno de responsabilidades continuas y cambiantes, la unión y su fuerza viene a nacer de cada golpe de aliento personal, y es el hacer por estar unidos bajo la acción de guía del líder, y sus directrices pertinentes, como se debe luchar juntos entre la diferencia de potencialidades (cada cual mejor a su manera), ya que solo así las cosas fluyen, salen y se vuelven una realidad.

Bien, repito GEFE,… y ¡no me he equivocado!… os lo explico. Éste es un término actual y utilizado en Recursos Humanos, donde igualmente la perspectiva está mucho más evolucionada (El Punto “G” del Líder; 19 diciembre 2015), y en donde la Mirada Pedagógica es clave para conseguir resultados.

Porque, en conclusión, lo que me agrada transmitir es que el alcance del éxito y el levantamiento del fracaso dependen de “LA ACCIÓN DE LAS PERSONAS”, (Al final ¿todo es cuestión de personas?; 1 diciembre 2015) y, como buena Pedagoga, conocer que una EDUCACIÓN debe ir basada (Según el Marco Europeo Formativo) en un concepto de COMPETENCIA que implique: “saber”, “saber ser” y “saber hacer”.

Podéis seguid disfrutando de toda la información diaria que ya visitaron más de 118.000 veces personas inquietas del saber como tú, a través de mi PostBlog Finalista en EDUCA.net en 2014.

Jenifer Berbel

https://plus.google.com/u/0/+JeniferBerbel

Un PEDAGOGO en tu departamento de RRHH

TRAVIS BRADBERRY, presidente de TalentSmart y coautor del bestseller “Inteligencia Emocional 2.0”, expone los resultados de su investigación entre trabajadores de alta capacitación que decidieron irse a la competencia.

Parte de una conclusión general: la gente no deja el trabajo, deja a sus jefes. Y luego identifica ocho errores recurrentes que suelen provocar desmotivación y deseo de cambio:

  1.  Someterse a reglas estúpidas. Tiene que ver con organizaciones rígidas en las que se impone un orden que a veces atenta contra la lógica: jerarquización estricta, procedimientos estandarizados…
  2.  Trato igual para todos. Una organización eficaz no puede comportarse de la misma forma con un trabajador implicado y productivo que con otro con menos capacidad e implicación.
  3.  Tolerar la incompetencia o la dejadez. Resulta frustrante compartir proyectos con personas que realizan sus tareas con desinterés sin que por ello sean penalizadas.
  4.  No reconocer el trabajo bien hecho. Es increíble el poder de una palmada en la espalda en forma de subida de sueldo, de ascenso o con un simple reconocimiento público.
  5.  No preocuparse por la gente. En una organización las personas no deben ser simples piezas en una cadena de producción. El trato impersonal hace que el trabajo sea impersonal, un simple trámite. La empatía es una herramienta fundamental para los directivos.
  6.  Mala comunicación. No se puede trabajar con anteojeras. Hay que implicar a la gente en un proyecto común y eso solo es posible si se conocen los objetivos de la empresa, sus dificultades, los medios con los que cuenta… Sin comunicación no hay participación.
  7.  No fomentar las iniciativas y la creatividad. El talento siempre tiene un punto de pasión que emerge a través de una idea. Merece la pena permitir que se exploren las nuevas propuestas, aunque a veces no parezcan viables. De lo contrario uno se siente castrado y baja el rendimiento.
  8.  No divertirse. La productividad está directamente relacionada con el estado de ánimo, y este con el ambiente de trabajo. Promover actividades lúdicas en los equipos (desde juegos hasta iniciativas solidarias compartidas) ayuda a que la gente acuda más feliz a la oficina.

Con más PEDAGOGOS/AS en las direcciones de los departamentos de RRHH estos errores no serían tan recurrentes entre las directivas de las empresas.

women-1209678_960_720

Próxima conferencia en Espacio Magister

Jueves 7 de julio de 2016, a las 19:00 h., en el Ciclo de Conferencias de ESPACIO MAGISTER.

REFLEXIÓN Y AUTOEVALUACIÓN DOCENTE

La reflexión como protagonista en el desarrollo profesional del docente. Importancia de la reflexión compartida en la cultura colaborativa del profesorado y como instrumento de innovación educativa. Actitudes autoevaluadoras en la práctica docente. Autoevaluación y calidad educativa.
“Hablaremos de cómo gran parte del rendimiento de los alumnos depende directamente del buen hacer de sus docentes. El practicar la reflexión ejercitada, antes, durante y después de cada actividad académica, la formación e innovación permanente y un sincero hábito de autoevaluación son claves seguras para una mejora permanente de la labor docente y, en reciprocidad, de éxito académico de su alumnado.”

Atril

Tras treinta años de dedicación al mundo de la educación, en todas las etapas educativas y todos los ámbitos: docencia escolar y universitaria, tutoría, orientación escolar, actividades extraescolares, dirección en ocio y tiempo libre, discapacidad intelectual, ordenación académica y, en las últimas dos décadas, dirección de centros educativos, ha centrado su formación en los últimos años, principalmente, en la implantación y desarrollo de sistemas de gestión de calidad en centros de enseñanza así como en los procesos de evaluación, autoevaluación y práctica reflexiva de los equipos docentes. Es PEDAGOGO, profesor de la Universidad Alfonso X El Sabio y directivo de la Cooperativa de Enseñanza Prosciencia.

Promocionarse como pedagogo profesional

Por Noemí Narbona, redactora para Trabeja.com

El foco de atención de un pedagogo: ¿escolar o social?

El papel del pedagogo está, en muchas ocasiones enmarcado en la vertiente educativa de esta profesión. La pedagogía infantil es ciertamente el mercado con más demanda en el que un pedagogo puede aplicar sus conocimientos y facultades, pero existen otros aspectos (quizá menos populares), tales como los sociales, laborales y familiares a lo largo del proceso educativo de una persona. Sin embargo, ya sea pedagogía infantil o no, cuando un estudiante de pedagogía tiene claro hacia dónde enfocar su profesión, es importante dirigirse a ese sector y empezar a trazar los primeros pasos profesionales en ese sentido. La práctica es uno de los valores esenciales e imprescindibles.

¿Dónde puedo ofrecer mis servicios?

Cuando ya tenemos claro hacia dónde queremos enfocar nuestra carrera, uno de los primeros hándicaps que nos surgen es dónde debemos dirigirnos para darnos a conocer. Este punto es ciertamente complicado, pues la vida de un estudiante suele carecer de tiempo para, además de dedicarse a la formación teórica, poder encontrar un lugar donde adquirir formación práctica. Es por ello que en el post Más de 40 lugares donde un pedagogo puede ofrecer sus servicios, de la web www.pedagogiaesmiprofesion.com, podréis encontrar un listado amplio, pero no limitado, de dónde un pedagogo puede empezar a emprender sus primeros pasos laborales.

Promocionarse como pedagogo profesional

Es importante definir el enfoque de nuestra carrera, ya sea escolar, social, familiar o laboral, pero, sea cual sea nuestra vocación, debemos saber promover nuestro perfil de pedagogo profesional. Puesto que la labor de promocionarse, prestando servicios particulares o profesionales, puede resultar una tarea costosa, páginas como Trabeja nos facilitan este proceso. En ella, pedagogos y otros expertos pueden registrarse gratuitamente y crear su perfil profesional.

Por otro lado, el interesado puede encontrar y contactar a los pedagogos más apropiados en función de su presentación, los servicios que ofrece, y su disponibilidad, entre otros.

pedagogia